Andalucía

Más de la mitad de las estaciones en la Comunidad han superado el objetivo legal para la protección de la vegetación establecido para el ozono durante el quinquenio 2012-2016, situándose la mayoría de las estaciones restantes por encima del objetivo a largo plazo, por lo que puede concluirse que la totalidad de los cultivos, montes y espacios naturales de Andalucía están expuestos a niveles de ozono que dañan la vegetación. Los niveles más elevados se registran en las 36 estaciones que han superado el objetivo legal para la protección de la vegetación, concentradas en las áreas periurbanas de las ciudades de Almería, Córdoba, Granada, Jaén, Málaga y Sevilla y de las zonas industriales de Bailén, Carboneras, Huelva y Puente Nuevo, destacando las estaciones de Campillos (Málaga), Bedar (Almería) y Villaharta (Córdoba).

En partículas PM10 y PM2,5, prácticamente todas las estaciones de las redes de medición sobrepasaron los valores recomendados por la OMS para ambos contaminantes. Las estaciones Ciudad Deportiva y Palacio de Congresos (Granada) y Villanueva del Arzobispo (Jaén) superaron además el valor límite diario establecido por la normativa para las PM10, y la estación Madrevieja (Cádiz) superó el valor límite anual establecido por la normativa para las PM2,5, mejorando sustancialmente la situación respecto al año 2015, muy desfavorable desde le punto de vista meteorológico.

En todo caso conviene señalar por un lado el bajo porcentaje de captura de datos para ambos contaminantes, con todas las estaciones manuales de la Junta de Andalucía presentando porcentajes generalmente inferiores al 50%, y por otro lado la ausencia de factores de corrección para los medidores automáticos de PM2,5 y algunos de los de PM10, por lo que la Junta de Andalucía no los considera para la evaluación de la calidad del aire.

Los territorios donde se alcanzaron los peores registros de partículas PM10 y PM2,5 fueron las áreas metropolitanas de Córdoba, Granada y Sevilla y las áreas industriales de Algeciras, Bailén y Huelva.

El dióxido de nitrógeno volvió a tener sus peores registros en el área metropolitana de Granada, como consecuencia del intenso tráfico rodado que soporta. En la estación de Granada Norte se reiteró la superación del valor límite anual establecido en la normativa, alcanzando una media de 44 μg/m3 frente a los 48 μg/m3 de 2015 y los 42 μg/m3 de 2014, para cuyo cumplimiento la aglomeración de Granada tenía concedida una prórroga que expiró en el año 2015. 

pulsa aquí para ver el informe completo

 

Anuncios