No escarmentamos y se sigue con estas prácticas que, en cualquier descuido, pueden generar una catástrofe.

Estas prácticas se denuncian con frecuencia pero la administración no hace nada.

Unas veces aprovechan la noche para que no se vea el humo, aunque el olor los delata, y en otras ocasiones queman a pleno día, incluso en días de viento que podrían llevar el fuego hasta las zonas forestales que rodean la vega y, así, ya tenemos otro fuego más que añadir en la lista de este verano.

Lo primero que hay que hacer para defendernos del fuego es evitar las posibles causas y la quema de residuos agrícolas es un más que probable foco de incendio.

Pedimos a la población de las vegas de la costa que denuncie ante la Guardia Civil las quemas que observe, antes de que tengamos que lamentar situaciones como las que todos hemos visto hace muy pocos días.

Anuncios