1.1.- Qué es el despilfarro.

La definición.
El despilfarro ha pasado a convertirse en uno de los males endémicos de nuestra sociedad opulenta y de sus estructuras. También de la gestión de lo público. Incluso existen páginas web dedicadas a la divulgación del despilfarro. Una de ellas se atrevía a dar una cifra en 2014, que consideramos una mera aproximación a la baja: 49.002.183.159 € despilfarrados en las administraciones españolas.

La RAE define el despilfarro como el gasto excesivo y superfluo.

Esta definición, aparentemente tan sencilla, nos lleva a preguntarnos, por un lado, si existe tal mal en lo militar y, más en concreto, si el propio gasto en lo militar es en sí mismo, en primer lugar, excesivo y, además, si es superfluo. La contestación a tales preguntas será diferente según la posición ideológica de cada persona, pues lo que para colectivos sociales es despilfarro, para el/la Ministro de Defensa es una inversión.

El concepto en el mundo de la empresa.

Una versión de despilfarro desde el mundo de la empresa, atendiendo a la idea de costes sin generación de valor, es la que nos da Toyota empresa para la cual el despilfarro, referido a los procedimientos de organización y producción es:

Todo lo que no sea la cantidad mínima de equipo, materiales, piezas espacio y tiempo del operario que resultan totalmente esenciales para añadir valor al producto

Siguiendo en el mundo de la economía, la antítesis del despilfarro sería la
producción ajustada’, término que contempla 8 tipos de desajustes que provocan despilfarro:

  • sobreproducción
  • tiempo de espera
  • transporte
  • exceso de procesados
  • inventario
  • movimientos
  • defectos
  • potencial humano subutilizado

Vamos a analizar todas estas características en el despilfarro militar salvo la de los movimientos que es demasiado específica de la producción industrial y tiene que ver con todos aquellos movimientos que realiza el obrero o trabajador y que pueden, fácilmente, evitarse para aumentar la producción y evitar despilfarros.

A ello, desde una óptica política, queremos añadir otros tipos de despilfarro para analizar:

  • la producción de residuos excesivos
  • producir cosas que no generan ningún valor social, nada provechoso para el bien común
  • privatizaciones innecesarias que acaban en hacer público lo que ha sido mal gestionado en lo privado
  • mala toma de decisiones y/o incapacidad en la planificación, dirección, organización, coordinación y control
  • falta de medidas correctoras una vez que el despilfarro es encontrado.

Es decir, tendríamos 12 aspectos con los que analizar y caracterizar el despilfarro militar.

Si analizamos estos aspectos en relación con el mundo militar tendremos una abrumadora muestra de la ineficacia despilfarradora del militarismo español.

Esta es la introducción de un libro sobre el “Despilfaroo Militar”. Si te interesa el libro, pinchando en el gráfico que se muestra a continuación llegarás al mismo.

despilfarro2captor_flyer_cas_web

 

Anuncios