SOBRE LO BUENAS QUE SON LAS EXPLOTACIONES GANADERAS INTENSIVAS.

Se dice : Las granjas crean puestos de trabajo y ayudan a mantener la población en el mundo rural.

Se argumenta: Como la Política Agraria Común desarrolla entre sus objetivos prioritarios el impulso de núcleos rurales, la ganadería hoy en día es una forma de garantizar empleo en las zonas rurales y cumplir con este objetivo de la PAC (Se atreven a llamar ganadería a esas fábricas de carne rápida).

Pero no es verdad.

Eso es lo que nos venden promotores y alcaldes para darles a estos proyectos la consideración de utilidad pública e interés social. Parece mentira que  administraciones públicas, como los ayuntamientos o las Consejerías avalen que la creación de puestos de trabajo, sin más argumentos, sea suficiente motivo como para declarar un proyecto como de utilidad pública, para que se pueden desarrollar en suelo rural. Están ignorando adrede – porque lo saben al habérselo comunicado Ecologistas en Acción – sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, donde fallan que el mero hecho de crear empleo no puede amparar la construcción en suelo no urbanizable.

La excusa de crear empleo y fijar a la población rural se cae en cuanto analizamos la realidad.

Un ejemplo.

Explotación porcina de CEFUSA, en la Dehesa del Rey, Castilléjar.

Tiene una capacidad para 21.000 madres reproductoras que dan 645.000 lechones al año y además crían 6.000 cerdos de cebo.

Eso, según los que defienden este tipo de industria, debe crear riqueza y debe atraer a la población para que los pueblos no se queden vacíos. PUES NO
Datos de población de Castilléjar:

  año 2008   1624 habitantes
  año 2017  1344 habitantes

Se han perdido 280 habitantes en 10 años. Y hay que considerar que 106 de los habitantes actuales, son extranjeros empadronados.

A eso lo llaman “fijar” la población al mundo rural, gracias a los cerdos.

Y no crea trabajo. Sirva como ejemplo un proyecto actual en Alhama de Granada que planea una granja de 7.200 cerdos de engorde y esto es lo que se piensa contratar :

Se prevé la creación de dos puestos de trabajo lo que conllevará contratación de dos trabajadores cualificados, preferiblemente empadronados en el T.M. de Alhama de Granada”.

Para que abulte más, siempre hablan de empleo indirecto inducido y se apuntan el transporte de ganado, mataderos, industrias cárnicas, fabricación de piensos, etc. Y visto este ejemplo de futuro por llegar, miremos la realidad ya constatada:

Volvamos a Castilléjar y el empleo.

En Castilléjar, en 2006, recién puesta en funcionamiento la explotación de CEFUSA, había 43 parados en el municipio, un 7,25% de la población activa. En 2017 había 93 parados, un 18,01%.

Desde que se instaló la granja en el pueblo ha descendido la población en casi 300 personas y, a pesar de haber menos habitantes, se ha duplicado la tasa de paro.

Estas explotaciones crean graves problemas ambientales:

Consumo de agua.

El consumo de agua en la explotación porcina de Castilléjar es de 242.941 m3 al año. Según el Plan Hidrológico del Guadalquivir la dotación para la población de Castilléjar es de 98.287 m3 al año.

De esa cantidad, 90.824 m3 son para abastecimiento doméstico y 7.463 para uso industrial conectado a la red. (Sale una media de 200 litros de agua por habitante y día).

La explotación porcina consume más del doble, que toda la población del pueblo. Si vuelve la sequía, que volverá sin duda, se creará un problema a la hora de dar preferencia a las personas o a los cerdos.

Las administraciones con competencias en el agua deberían analizar periódicamente los pozos de la zona, sobre todo en los lugares donde se viertan purines, ya que pueden estar contaminados y habría que aplicar el principio de precaución antes de que los acuíferos se pierdan para siempre.

Hay que exigir a los alcaldes que soliciten esos análisis.

Purines

mierdaLa producción de purines ronda los 137.000 m3 al año. Esta cantidad hemos tenido que calcularla nosotros, ya que ni en la primera Autorización Ambienta Integrada  otorgada por Medio Ambiente, ni en ninguna de las cinco actualizaciones o modificaciones de esa AAI aparece la cantidad de purines que se generan. El purín en forma líquida o como estiércol seco es esparcido por las superficies de cultivo de la finca. Esto supone una cantidad de nitrógeno que se echa al suelo próxima a los 250.000 kg. Esta finca tiene un límite puesto por la autorización ambiental de 170 kg de Nitrógeno por hectárea y año. Eso quiere decir que la finca debe tener una superficie de cultivo de casi 1500 has donde se repartirán equitativamente estos productos. De vigilar que eso se cumpla se encarga la Consejería de Agricultura.

Emisiones a la atmósfera

Hay que mirar también el tema de los gases que desprenden estas granjas y cómo afectan los olores a la población, cercana y no tan cercana.

En todo el proceso de producción porcina en la instalación de CEFUSA en Castilléjar, desde la nave hasta el almacenamiento de residuos y su posterior vertido al campo, se desprenden a la atmósfera 611.435 kg de metano (gas de efecto invernadero muy superior al CO2) al año y 349.675 kg de amoniaco, que es el principal culpable de los olores que nos llegan.

La inhalación de amoniaco provoca dificultades respiratorias y una sensación de quemazón y, en casos de exposición prolongada, puede originar edemas pulmonares.

Proliferación de insectos

moscaPara sufrir las moscas no hace falta ningún estudio científico, pues todos somos catedráticos para saber cuánto y cuando nos molestan. Una explotación con miles de animales es un foco de producción de moscas, mosquitos y similares.

Antibióticos que no sirven

Habría que insistir en el centro de salud que se haga un seguimiento sobre infecciones que no respondan a los antibióticos, y comprobar si los antibióticos que no sirven son  los mismos que se utilizan sin control en la industria porcina y después se generan   bacterias multirresistentes que pasan al aire, al suelo y al agua con los purines que se esparcen por todas partes.

Sería un trabajo urgente e importante para las autoridades sanitarias.

Tomando como ejemplo la explotación de CEFUSA en la Dehesa del Rey en Castilléjar, podemos darnos cuenta que la instalación de una explotación porcina al lado de  nuestra casa, no trae ningún beneficio para nadie, excepto para las grandes  industrias cárnicas.

Ahora se está implantando el sistema de integración.

El integrado es el criador de los cerdos, el que presta las instalaciones porcinas y el personal. El integrador, normalmente una fábrica de piensos, es la parte propietaria  de los animales, suministra el alimento, los medicamentos, los servicios veterinarios y  también el asesoramiento, y al final paga por animal que llega vivo. Con este sistema  se trasladan los problemas (tierras, construcción de naves, trabajadores, accidentes, residuos, etc) a los propietarios, que viven entrampados económicamente y a expensas de lo que quieran pagarle los integradores, hasta que estos encuentren otros lugares, o países, donde sea más barato producir y dejarán colgadas a todas estas granjas medianas que les están dando su sudor y se están quedando con su mierda.

NOTA: Todos los datos numéricos utilizados están basados en las tablas oficiales de los organismos competentes.

cerdos

Anuncios