20 años reclamando menos coches y más salud

  • Con la celebración de la vigésima edición de la Semana de la Movilidad y del Día Sin Coches, desde Ecologistas en Acción urgimos a poner en marcha acciones trascendentes, rigurosas y ambiciosas para garantizar la salud de las personas, la calidad del aire, y mitigar el cambio climático.
  • El tráfico rodado supone un 25,6 % del total de las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas al cambio climático. Se estima que un tercio de estas emisiones se generan en aglomeraciones urbanas.
  • 42 millones de personas, más del 80 % de la población del Estado español, estuvo expuesta en 2020 a un aire insalubre. Y ello, a pesar de las restricciones a la movilidad debidas a la COVID-19.
  • Como organización ecologista, en el marco de la campaña europea Clean Cities, realizaremos acciones en una decena de ciudades del Estado español. Exigiendo medidas contundentes a los ayuntamientos y pidiendo el diseño de Zonas de Bajas Emisiones eficaces y socialmente justas.

LLa Semana Europea de la Movilidad, entre el 16 y el 22 de septiembre, cumple veinte años. En su aniversario, más de 400 municipios se han adherido de manera oficial a la campaña europea, y organizarán durante siete días actividades para promover movilidad sostenible, segura, limpia e inclusiva.

Ecologistas en Acción, en colaboración con movimientos vecinales, sociales, culturales, organizaciones ciclistas y ecologistas, ha organizado jornadas reivindicativas durante esta semana diferentes municipios del Estado español: Sevilla, Logroño, Vigo, Gijón, Barcelona, Madrid, Valladolid, La Palma, Murcia, Melilla, Sanlúcar de Barrameda y Tudela de Navarra, entre otras. Las reivindicaciones se centran en la necesidad urgente de adoptar medidas ambiciosas para restringir el tráfico en las ciudades, mejorar el transporte público y facilitar la movilidad peatonal y ciclista.

En la campaña, recordamos que las medidas extraordinarias que se tomaron en 2020 debido a la pandemia de la COVID-19 consiguieron reducir de forma muy significativa el tráfico de coches en las ciudades durante unos meses, con la consiguiente mejora de la calidad del aire (En Granada fue bastante determinante). Posteriormente, durante los primeros meses de desescalada, se pusieron en marcha algunas medidas de urbanismo táctico para ampliar los espacios peatonales. Sin embargo, la vuelta a la normalidad ha venido acompañada de la vuelta al coche, y no se ha conseguido recuperar aún el número de personas usuarias del transporte público.

Además, recuerdamos que los impactos del cambio climático son cada vez más visibles, conocidos y cercanos. Una de las principales causas del cambio climático son las emisiones de CO2 asociadas al tráfico de coches en las ciudades, por lo que urge tomar medidas drásticas.

A su vez, las reivindicaciones de esta semana ponen el acento en la Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica, aprobada en mayo de 2021. Dicha ley obliga a todos los municipios mayores de 50.000 habitantes a poner en marcha Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) antes de 2023. Es decir, los ayuntamientos tienen menos de 15 meses para desarrollarlas. La participación ciudadana es fundamental para conseguir en estos meses amplias restricciones del tráfico, en los centros urbanos, pero también en los barrios y muy especialmente en los entornos escolares.

La creación de ZBE por sí sola, pensamos, no es suficiente. Si las ZBE se ponen en marcha sin criterios rigurosos para la reducción del tráfico, o si en su desarrollo se abre la puerta a muchas excepciones – como ocurre con la nueva Ordenanza de Movilidad con la que se pretende sustituir Madrid Central–  estas herramientas no van a servir para mitigar el cambio climático ni para mejorar la calidad del aire.

La instalación de cámaras y dispositivos de control remoto tampoco es la herramienta más efectiva. No se trata de sustituir coches viejos por coches más modernos y más caros. El problema es que en las ciudades circulan y aparcan demasiados coches que contaminan. También los eléctricos ocupan espacio y dificultan la movilidad activa. Por ello, la solución ha de apuntar a la restricción del tráfico y del aparcamiento de vehículos privados en las ciudades.

«Muchos municipios se han sumado a la Semana Europea de la Movilidad, pero las medidas no se pueden quedar solo en acciones cosméticas durante esta semana. Urge poner en marcha medidas ambiciosas para restringir el tráfico y proteger la salud de la población. Hay que reducir los espacios de aparcamiento en las ciudades, mejorar el transporte público y ampliar los espacios para la movilidad peatonal y ciclista. Ciudades como Pontevedra, desde hace años, y ahora Logroño, están tomándose en serio el cambio modal y deberían tomarse como ejemplo». Carmen Duce, portavoz de Ecologistas en Acción.

Ningúno de los países más relevantes del mundo está cumpliendo con el Acuerdo de París

Churriana proyecta otra puñalada al corazón de la Vega

adios